jueves, 22 de mayo de 2008

Solo una madre preocupada

Comparto un artículo publicado por el Diario Reforma el pasado 11 de mayo, mismo que también fue publicado el 9 de mayo en la página de su autora Gaby Vargas

Fuente: www.gabyvargas.com

Mamás: ¿Dónde estamos?

¿Qué piensa usted sobre los Emo, Punk, Skin heads, Darks y demás tribus urbanas hoy se dan como fenómeno social? Me pregunta un reportero hace poco en la ciudad de León, Gto. al término de la conferencia. Lo primero que viene a mi mente, es la pregunta que encabeza esta entrega.

Esto no es nada nuevo y al mismo tiempo lo es. Durante todas las épocas de la historia moderna, hemos tenido diferentes manifestaciones de protesta por parte de los jóvenes en contra de lo establecido: lenguaje, peinado, música, tatuajes, formas de vestir, lugares que frecuentar y demás expresiones de comunicación. Códigos internos que marcan una pertenencia y una diferencia con el resto del mundo. Una personalidad e ideología propia, que con la madurez se dejan.

Lo que considero preocupante, es que aunado a lo anterior, hoy tenemos un pequeño factor que se suma. Una nueva forma de convivir en la familia, en la que hoy, todos buscamos adaptarnos: mamá, hijos, abuelos, esposo. Este cambio social, lo considero la revolución social más grande de los últimos tiempos. ¿Cuál es? La mujer, la mamá y señora de la casa, ya no estamos en casa. Así de simple.

Las mujeres estamos muy orgullosas de las oportunidades que hoy tenemos. Nos lo hemos ganado a pulso. La conquista no ha sido fácil y nos ha costado un largo camino de esfuerzo, lucha y sacrificio. Mantener varias pelotas girando en el aire al mismo tiempo, es nuestra virtud. Sin embargo y sin duda, estamos pagando un precio.¿Y esto qué tiene que ver con las tribus urbanas? Mucho.

Una de las razones, desde mi punto de vista, por las que cada vez es más frecuente ver en los periódicos noticias tipo: “Aumenta el suicidio entre los jóvenes”. “La edad en el consumo de drogas se reduce”. “La actividad sexual en los jóvenes inicia a temprana edad”. “Aumentan las enfermedades de transmisión sexual”. “La depresión entre los jóvenes es cada día mayor” y demás notas sobre alcoholismo, violencia, bullying y demás que viven nuestros jóvenes, hoy, es esta: Falta mamá en casa.

Dado a los cuatro años y medio que dedicamos a la investigación de jóvenes, a los grupos de enfoque que realizamos para la elaboración de los libros Quiubole con… me siento con autoridad suficiente para decir que los jóvenes no se sienten vistos. No se sienten escuchados. Se sienten abandonados emocionalmente.

La falta de sentido de pertenencia, provoca que los jóvenes busquen y se afilien a una familia en la que se sientan comprendidos y apoyados; que les de un tipo de autoestima, un valor para hacer las cosas. ¿Cuáles? Todas las que no quisiéramos. Cualquiera que proporcione un tipo de evasión. Que disfrace o calle un dolor, sin importar si eso me destruye o me lleva a la muerte.

Mamás ¡despertemos! Cuando estamos presentes, no estamos en realidad. Siempre hay un celular, un correo electrónico que contestar, o bien, una novela que atender. Decía una señora mayor de edad, que las mamás de hoy somos en una especie de agentes de tránsito: ¿A dónde vas? ¿A qué horas llegas?¿Ya hiciste tu tarea? ¿Con quién vas? Que consideramos suficiente. Sin contar que, con mucha frecuencia, estas preguntas son vía celular.

Es un hecho. A las mamás, nadie nos puede sustituir. No hay abuelita, nana, guardería, vecina, Game Boy, computadora o película que supla lo que nosotros somos capaces de dar. ¿Quién sustituye un abrazo, una mirada, una palabra de apoyo, una presencia, un oído que lo escuche y lo entienda?

De hacerlo, el resultado será un niño seguro de sí mismo, sin necesidad de unirse a una tribu urbana y con un sentido de pertenencia familiar. Además, tendrá una maleta llena que le dará la seguridad y autoestima que necesitará en el futuro.

10 comentarios:

COYA dijo...

DEJANDO SALUDOS DE ARAÑITA!!!!!

Yo tengo mi propia tribu de terremotitos que manejar...sera que cuando se civilizen me saldra algun emo o algo asi?????
Lo importante no es ponerse en contra sino acompañar, pero....estamos preparadas!!!!!!!
aveces el sentido de ser fuera del ambito familiar es mas fuerte, damos, educamos, enzeñamos, tratamos, queremos, darles una identidad de acuerdo a lo que somos y paf... sentimos que se descarrilan!!..ya solo hay que tratar de estar, dejarlos ser pero siendo con ellos aunque sea a nuestra quizas para ellos "prehistorica manera"......

BESOSSSSSSSSSSSSS

FLOR dijo...

Hola!!! estoy visitando a las arañitas!! la verdad estoy super de acuerdo. No soy mama todavia pero me crie en un hogar donde mi mama nunca trabajo afuera, sino que estaba siempre con nosotras y dentro de todo salimos bastante bien. El lugar de la madre no lo reemplaza nadie, yo la perdi hace unos años pero siento que la pude disfrutar bastante, aunque me gustaria tenerla todavia por supuesto. Ojala que cuando tenga a mi hijo pueda quedarme en casa para criarlo con todo el amor con el que me crio mi mama. Muy linda nota!!! SALUDOS

Mave dijo...

Hola amiga, otra arañita visitandote espero podamos compartir mucho de nuestro hermoso arte, te llevo a mi casita para venir seguido..

Cariños y bienvenida al club...

Mave dijo...

Por cierto, de que lugar del mundo eres???

mariampa dijo...

hola arañita. saludos

Feli dijo...

me gusta tu blog, así que de miedo escénico, nada de nada, jjajaj.
Un besazo desde Vigo-Galicia-España

susana tirado dijo...

muy bueno el articulo,yo he dejado de trabajar ahora pues mis hijos ya estan grandes y me necesitan mas cuando son chiquitos sabes lo que hacen, o te obedecen cuando les dices no eso no se puede hacer... en este mundo lleno de frivolidades y tan rapido que va, hay que detenerse a conversar...feliciades lindo blogger

Ángela dijo...

Venia dejando saludos desde GAlicia para todas las arañitas, pero ala leer tu Post me he dado cuante de que estoy totalmente de acuerdo contigo... Yo de momento tengo la suerte de estar en casa con mis hijas, he dejado de lado mi carrera profesional para estar con ellas. Para mí una madre es irremplazable y por ello quiero estar cerca de ellas.
Biquiños, Ángela

Rosa dijo...

Un artículo buenísimo,mis hijos ( 31 y 32 años )afortunadamente salieron buena gente, espero haber tenido algo que ver, pero es cierto que aterroriza ver noticias de chic@s cada vez mas jóvenes y con mayores problemas.
Buen blog te deseo larga y venturosa vida. Un abrazo. Rosa

ZITA dijo...

.....muy bueno el articulo,yo me quede en casa a criar,espero haberlo hecho bien, que el amor sea la guia de ellos.
Amiga te invito a ver el club de tejidos "desafio de junio", participa o invita a alguien mas.
Cariños para ti.
co-co-co-colaboradora del club